Él-VI

 

VI

Apenas podía creer lo que veían mis ojos. ¿Quizá todo había sido un sueño? Nada había sido real, mis esperanzas de volver a casa y de estar viviendo una aventura se habían esfumado en un instante.
Dejé caer mi cabeza hacia atrás y vi en el techo de aquella habitación unas estrellas pintadas. Frente a mí tenía un enorme ventanal. Desde él podía ver el mar, un mar de color de plata en el cual la luna se reflejaba. A lo lejos un barco se mecía en las aguas tranquilas. Giré la cabeza y un vaso con una pajita se enfrentó a mí; bebí un poco de agua y seguí descifrando aquella situación. A la izquierda un monitor del cual salía otra pajita; pero esta vez aquella era de metal.

La agarre con la boca y la pantalla se ilumino en aquella penumbra con un destello color azul que me cegó. Cuando recupere la vista me fije en la pantalla nuevamente. Allí había algo escrito y comencé a leerlo. Todo lo que ponía allí era lo que yo creía que había sido real, mi aventura en el barco, la perdida de rumbo, el capitán, el gallego, las desapariciones, etc…
Todo había sido producto me mi imaginación y entonces comencé a recordar. Siempre había estado postrado en aquella cama por una enfermedad degenerativa. Tan solo podía escribir mis delirios en aquel ordenador gracias a unos sensores que se conectaban en mi cabeza. No podía hablar, no podía mover mi cuerpo; tan solo el cuello para pasar de mirar aquella pantalla o beber agua. Todo lo que creía real ahora veía que no, solo son fantasías de alguien que jamás podría vivir aquella aventura en alta mar. Las estrellas, el mar, el barco, eran deseos que jamás podría alcanzar.
Mis ojos comenzaron a inundarse de lágrimas al ver mi realidad, era tal mi inutilidad que jamás podría acabar con mi vida; algo que deseaba con toda mi alma. Solo me quedaba hacer una cosa para conseguir calmar mi tristeza y conseguir dormir aquella noche.

Tras haber acabado con las vidas de el gallego y su amigo, decidí acercarme a la proa. El frescor me golpeo de lleno en el rostro, pude escuchar que alguien me llamaba, pero no le hice caso. Abrí mis brazos al abismo que tenía frente a mí y dejé volar mi cuerpo. El impacto contra el agua fue como chocar contra un muro, empecé a hundirme y mis pulmones comenzaron a llenarse de aquella agua salada. Cerré los ojos y me dejé llevar a las profundidades.

Era lo único que podía hacer. Matarme en mi propia historia para no sufrir más en mi puta realidad. Porque muchos de lo que se escribe, es el deseo, las ilusiones o el anhelo del propio escritor. En mi caso es obvio; poder ser normal y vivir una aventura que jamás podre vivir.

FIN.

Licencia de Creative Commons

Pensamientos desde el retrete by Luis Dueñas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Anuncios

2 comentarios sobre “Él-VI

Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

2minox0's Blog

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

purificacionibeas

Autora literaria

fotoblogmovil

Fotografías realizadas con teléfonos móviles

Otra con ojos cafés

Escribir para desahuciar dulcemente lo vivido

ZALMAN5K

Agente de Cambio

El Baúl de Antonieta

En el momento en que no encontré dónde refugiarme, como por arte de magia, aparecieron las letras, llegando a salvarme.

.... FRAGMENTOS...

Un espacio de creación literario poética

El nuevo idioma

Acogedor de nuevas experiencias. Basta sin intuiciones experimentar el mundo.

A %d blogueros les gusta esto: