No solo sexo

 

Un olor a vainilla inundo la instancia, la oscuridad solamente rota por unas pequeñas velas que marcaban el camino, me hizo tener dudas. Pero escuche su voz al final de aquel camino, entre las sombras. Un escalofrió recorrió mi cuerpo; no sabría decir si era de por el deseo, o por miedo a lo desconocido. Pero el caso es que ya estaba allí y ahora no era momento de echarme para atrás, tenía que continuar y ver qué era lo que me esperaba en aquella oscuridad que a medida que avanzaba hacia ella se hacía más y más espesa y misteriosa.

La vi al final del camino de velas, el haz de luz dibujaba en su cuerpo destellos de oro. La vi indecisa y me decidí a invitarla a continuar, deseoso de que así lo hiciera. Comenzó a caminar y pude ver en ella el sigilo de los felinos. Su piel canela se iluminaba dejando tras de sí dejando su olor en el ambiente.

Llegué al final del camino y me detuve sin saber muy bien que tenía que hacer; era mi primera vez en aquello. No te tras de mí su respiración; él intentaba contenerla, pero cada vez se aceleraba más. Su mano cálida y suave me acaricio el hombro.

Se detuvo al final del camino y se quedó inmóvil sin saber que tenía que hacer, la rodee sin que me viera y me puse tras ella. me acerque y suavemente para no asustarla la acaricie un hombro. Ella me hablo pidiéndome que por favor no la hiciera daño.

Tras mi petición se juntó más a mí y me susurro al oído que no podría hacer eso. Note su miembro erecto en mi espalda y me excite. Su meno bajo por mi hombro hasta mi pecho, suavemente con las yemas de los dedos me acaricio el seno y los pezones reaccionaron. Su miembro cada vez más duro me acariciaba la espalda y se detenía entre mis nalgas.

Baje mi mano por su hombro y con las yemas de los dedos la acaricie, note rápidamente como sus pezones me agradecían la visita, e incruste mi pene entre sus nalgas y la abrace contra mi agarrándola fuertemente por los pechos.

El impacto brusco contra su cuerpo me excito aún más de lo que estaba, mi mano se deslizo buscando aquello que tenía en mi espalda. Note la dureza entre mis manos cuando la agarre, la punta estaba húmeda y palpitaba como si el corazón estuviera allí. Él al notarme se apartó un poco y yo por fin me pude dar la vuelta.

Me agarro el pene con firmeza y me aparte de ella para que se pudiera dar la vuelta hacia mí. Sus grandes y ojos negros como la inmensa noche se clavaron en mis pupilas. Felina es la palabra cuando la su expresión, yo había llevado la iniciativa, pero aquello se había terminado. La acaricie la espalda bajando poco a poco hasta llegar a su culo y agarrarlo.

Aquella era mi noche y no iba a permitir que el siguiera llevando la iniciativa, así que cuando me agarro el culo le dije negándole con el dedo que no. Me miro extrañado, pero obedeció al instante. Me acerque a su oído y mi lengua penetro en su interior, el reacciono a aquello jadeando. Comencé poco a poco a bajar por su cuello, pecho y ombligo, hasta llegar a ponerme frente a su miembro.

Me negó con el dedo y rápidamente quite mi mano de su culo, se acercó más hacia mí y note su lengua húmeda entrar en mi oído. Aquello me excito dejándome sin respiración. Su boca carnosa comenzó a besarme en el cuello, prosiguió por el pecho y ombligo, hasta llegar a ponerse frente a mi pene. Miré hacia abajo y la vi de rodillas agarrando mi miembro con ambas manos. Sus labios carnosos se abrieron y con mucho cuidado introdujo mi pene en su boca. Aquella sensación fue distinta de otras veces; sería la situación, o la excitación, pero las piernas me temblaron.

Miré hacia arriba y vi que estaba a mi merced, así que abrí la boca e introduje su miembro en ella. sus ojos se tornaron blancos y pude notar como sus piernas flaqueaban. Pero se compuso y su pene se vigorizo por momentos. Su sabor me inundo excitándome como nunca antes me había sucedido. Comencé a succionar y a mover su pene de abajo a arriba. Mire hacia él y vi como sus ojos me hablaban y me pedían que siguiera más y más.

No sé que como lo hacía, pero era distinto, la sensación de explotar en mil pedazos me venía una y otra vez. Notaba como mi pene palpitaba cada vez con más fuerza en el interior de su boca, su lengua me acariciaba por todos los rincones, y su húmeda boca bebía de mí. Mis piernas temblaron, su boca se cerró con más fuerza absorbiendo mi todo mi ser. Y la explosión llego derramándose por entre sus labios; pero a ella no le importo. La mire con una disculpa en los ojos, se levantó, se dio la vuelta, y abriendo sus piernas se me ofreció.

El estallido me inundo la boca, le miré y vi en sus ojos una disculpa. No lo dude ni un segundo y tras ponerme de pies me gire y le ofrecí a él sin ningún pudor. Su pene entro en mi lento pero contundente, encogiéndome las entrañas y haciendo que me humedeciera más. Sus empujes fueron con ritmo y fuerza, sus manos me agarraron los pechos y los apretaron con fuerza. Sus jadeos y los míos se unieron en uno solo, hasta que una segunda explosión se produjo en mi interior bañándome de él y haciendo que mi cuerpo se estremeciera de placer.

Caímos al suelo exhaustos y temblorosos, nos abrazamos, y así permanecimos un rato hasta que ambos nos levantamos sin decir nada, nos vestimos y cada uno salió por una de las puertas que tenía la habitación. Aquello había sido lo mejor que me había pasado en toda la vida, nuestra compenetración, nuestro mutuo deseo, la pasión. No solo era sexo entre dos extraños, era amor.

Nunca más volví a verle, no supe su nombre; solo supe su sabor en mí, su olor dejado en mi piel, su deseo en mi interior, y su amor en mi corazón. Porque desde el momento que salí de aquella habitación supe que aquello no había sido sexo, aquello había sido amor.

Licencia de Creative Commons

Pensamientos desde el retrete by Luis Dueñas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

2minox0's Blog

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

purificacionibeas

Autora literaria

fotoblogmovil

Fotografías realizadas con teléfonos móviles

Otra con ojos cafés

Escribir para desahuciar dulcemente lo vivido

ZALMAN5K

Agente de Cambio

.... FRAGMENTOS...

Un espacio de creación literario poética

El nuevo idioma

Acogedor de nuevas experiencias. Basta sin intuiciones experimentar el mundo.

A %d blogueros les gusta esto: