Diario de un muerto

Día 1.

La primera mañana de muchas que estaban por llegar. Fue lo primero que pensé aquel día al levantarme de la cama y mirar a mí alrededor. Era mi primer día de trabajo tras estar meses en paro. La crisis en el país había acabado con mi negocio familiar y había arruinado mi vida. Mi mujer me había dejado, mi familia no me hablaba por perder lo que tanto les había costado levantar de la nada.

Durante meses y gracias a internet que le robaba al vecino, había conseguido encontrar trabajo.

Me duche, desayune y me dispuse a salir de casa para comenzar con mi primer día, en aquel trabajo. Nunca pensé que aquella mañana mi vida cambiaría por completo. Cerré la puerta de casa tras de mí y me dispuse a bajar las escaleras del edificio. Me resulto raro no escuchar el ruido de los vecinos, ni el ajetreo en la calle, porque aunque era temprano en una gran ciudad siempre hay bullicio. Pero no lo tome en consideración hasta que llegue a la puerta del portal. Antes de salir mire el buzón y aquello sí que me resulto extraño, no había ninguna carta, ni propaganda. Tras una semana sin salir de casa y sin mirarlo debería haber estado repleto. Estaréis conmigo que era raro. Normalmente cuando sales de casa a comprar y regresar, el buzón está lleno de folletos del supermercado, del taller o de gente que se ofrece para trabajos de reformas, en este conjunto no puede faltar las cartas de los bancos, que como es lógico, a nadie les gusta recibir y sobre todo, cuando no puedes pagar tus deudas.

Pero bueno, la verdad, es que aunque me sorprendió pase un poco de ello. Mi cabeza estaba en mi nuevo trabajo, donde por fin conseguiría un sueldo y podría empezar de nuevo a levantar cabeza. Aquello no era gran cosa, pero algo es algo, y ya tendría tiempo de buscar algo mejor más adelante.

Antes de salir comprobé que llevaba la cartera y algo para almorzar a media mañana, abrí la puerta y salí. Me palpe las gafas de sol porque el hombre del tiempo había informado que sería un día soleado y entonces un recuerdo me acecho. Años atrás el día de los enamorados mi mujer me había regalado aquellas gafas. Sigue leyendo “Diario de un muerto”

Anuncios

Carta de despedida

Una mano en tu cintura, un suspiro en tu nuca, y despierto, y ya no estas, así cada mañana. ¿Por qué te vas? Dejándome con el frio de la madrugada entre sabanas que todavía guardan tu calor.

Una noche de desenfreno sin tiempo que perder, porque llega la mañana y te marchas otra vez. Mis manos dibujan tus curvas sintiendo tu piel y mojándose con el sudor que hicimos aparecer. Esa carretera de subidas y bajadas, la que me acerca al tesoro que hay entre tus piernas, allí donde todo esta húmedo y caluroso esperando mi pasión y los arrebatos de locura.

Sigue leyendo “Carta de despedida”

El sueño

Mi mirada perdida se encontró con la tuya, y me fulmino el corazón. El deseo me recorrió y no pude disimular aquella obsesión que me acababa de atrapar. No vi tu cuerpo, ni aquel caminar, simplemente vi tus ojos, que me consiguieron enamorar.
Más tarde comprobé, que no fui el único que quedo paralizado, unos por tus curvas, otros porque simplemente poseerte.

Sigue leyendo “El sueño”

Un suspiro nada más

Aquel momento inigualable de tenerte entre mis brazos
Que el abrigo de tu cuerpo calme mis temblores
Que necesite más de aquella sensación
Que me convirtió en niño de nuevo
Porque contigo todo es magia
Porque en tu vientre puedo dormirme mientras acaricias mi pelo
Porque ahí, un suspiro no es solo un suspiro
Solo una mirada basta, para saber que es lo que nos sucede
Que se corte la respiración y casi mueras por ello
Pero eso da lo mismo
Porque si estas a mi lado yo muero y no me importa
Amarte y tenerte, es lo mejor que me puede pasar
Y con eso, uno ya puede morir en paz

Licencia de Creative Commons
Pensamientos desde el retrete by Luis Dueñas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Diario de la realidad

 

Madrid día 1

Se abrió la puerta y contemple lo que tenia frente a mí ser. No tenia miedo, pero sabia que debía tenerlo. Sabía que todo aquello era real, sabia que todo había llegado a su destino. El frio mármol de la estancia me recordó aquellos corazones inertes de gentes mal intencionadas, que no ven nada más que hacer el mal.
Un suspiro surgió, aquel que lleva una explicación inmersa. No comprender a las personas, no llegar a entenderlas, pero también saber que no soy el único, me ayuda.
El olor a incienso, las voces susurrantes para no molestar a aquellos que ya no pueden ser molestados. Los llantos perdidos en el eco cavernoso de aquellas paredes recubiertas de un mundo ya perdido. Sigue leyendo “Diario de la realidad”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

2minox0's Blog

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

purificacionibeas

Autora literaria

fotoblogmovil

Fotografías realizadas con teléfonos móviles

Otra con ojos cafés

Escribir para desahuciar dulcemente lo vivido

ZALMAN5K

Agente de Cambio

.... FRAGMENTOS...

Un espacio de creación literario poética

El nuevo idioma

Acogedor de nuevas experiencias. Basta sin intuiciones experimentar el mundo.