Aqui comienza el final, ¿o no? Salex: La muerte te acecha (Parte VIII)

Era una noche como tantas otras, en la que mis pensamientos vagaban entre las sabanas, buscaban las palabras necesarias para terminar aquel relato, estaba atrapado en un punto sin retorno, ¿Cómo era posible no saber cómo terminar aquello? Imagino que a todo escritor le ha sucedido alguna vez esto, pero para mí, era la primera vez. Cuando conseguí conciliar el sueño y dejar de darle vueltas a mi cabeza, fue cuando llegaron los sueños, aquellos que tantas y tantas noches, me habían ayudado a crear mi mundo de fantasía, y así, conseguir plasmarlo en cada letra, que tecleaban mis dedos en aquella computadora.

Sigue leyendo “Aqui comienza el final, ¿o no? Salex: La muerte te acecha (Parte VIII)”

Anuncios

Salex: La muerte te acecha (Parte VII)

shejaula

Parte VII

No pasaba un día sin que los periódicos anunciaran nuevas víctimas, los científicos cada vez más confundidos no encontraban la fuente de la epidemia. El país cada vez estaba más sumido en la decadencia, la policía algunas veces no podía controlar lo que sucedía en las calles. Los continuos ataques cada vez eran más comunes. Todavía no teníamos un individuo que poder estudiar que no estuviera muerto, y esto dificultaba la labor. Sigue leyendo “Salex: La muerte te acecha (Parte VII)”

Salex: La muerte te acecha (Parte VI)

coche-policia--647x320

Parte VI

Solo mi respiración me acompañaba, mis pensamientos eran confusos, el corazón latía con fuerza y casi parecía, como si se fuera a salir del pecho. Un segundo antes, y estaría junto a ellos, quizá fuese suerte, quizá instinto de supervivencia; no estoy seguro, pero por ahora estaba vivo. Tras aquel estante de la tienda permanecía inmóvil, agazapado, tembloroso, pero a salvo. Al otro extremo se podía escuchar el crujir de los huesos, la piel desgarrándose, aquellos gruñidos. Los ruidos guturales de aquellas personas que todavía luchaban por su vida, pero que, en sus ojos ya se reflejaba el frio brillo de la muerte acechando su alma, algunos, ya se habían abandonado a su destino, su mirada perdida reflejaba la impotencia y el dolor; pero sobre todo, el miedo por lo desconocido, por saber que ese seria su final, que allí, en la pequeña tienda de frutos secos de su barrio, se esfumaría su vida. Sigue leyendo “Salex: La muerte te acecha (Parte VI)”

Salex: La muerte te acecha (Parte V)

Captura-de-pantalla-2012-01-31-a-las-11.22.50

Parte V

Ya nota poco a poco como la vida se marcha de su cuerpo, el calor de su sangre se derrama por sus heridas abiertas y profundas al igual que el agua se escurre por el sumidero. No puede moverse, a su mente regresan imágenes de su infancia, cuando solo un niño que corría tras un balón por el patio trasero de su casa, y cantaba gol cada vez que estrellaba el balón entre aquellos dos palos pintados con tiza en la pared. Recuerda como su madre le partía un pedazo de pan y se lo daba; como el solía llamarlo el piquito. También recuerda cuando su padre entraba por la puerta de casa después de estar trabajando horas y horas en la calle, recuerda el olor a uno en su traje; lo recuerda domo si fuera ayer mismo. Lo abrazaba y le regalaba un beso, su padre siempre traía un mechero y se lo regalaba; pero no era un mechero común, era para su colección, ya tenia unos diez, de todas las clases. Tenia uno en forma de estatua de ángel, otro con forma de taladradora, el típico con forma de pistola. La sonrisa de felicidad se reflejaba en su cara y eso era suficiente para que su padre se olvidara de aquel largo y duro día. Pero eso solo eran recuerdos de un tiempo que fue mejor, ahora su vida ya no era nada, salvo un cuerpo agonizando en el suelo frio de un callejón donde un animal le desgarraba la piel a tirones. Podía escuchar como engullía su carne, como saboreaba cada pedazo que le arrancaba de su cuerpo, quería escapar de aquella pesadilla, pero no era posible, era su realidad, y cada vez estaba más convencido de ello, cada vez sabia que era cuestión de minutos que cerrara los ojos para siempre, que la paz llegara a su cuerpo. Sigue leyendo “Salex: La muerte te acecha (Parte V)”

Salex: La muerte te acecha (Parte IV)

wrong4_

Parte IV

Aquella tarde iba ser apoteósica, mis amigos y yo nos reuniríamos en casa de Marcos para pasar allí la tarde/noche bebiendo y juagando a la Play. La casa de los padres de Marcos seria toda para nosotros, para disfrutar de aquella noche con los colegas.
La noche transcurría bien, pero un fuerte calor empezó en el interior de mi cuerpo, como si algo me ardiera en mi interior. Me dirigí al baño a echarme agua por la nuca, y así intentar calmar el calor. Cuando llegue me quite la camiseta que me ardía como si estuviera en llamas, abrí el grifo, extendí la mano y me eche agua por la nuca, me incline sobre el lavabo y ayudándome con mis manos bebí un poco de agua fresca, pero aquello no me calmo en absoluto. El calor iba en aumento y cada vez me estorbaba más y más ropa, cuando me quise dar cuenta estaba casi desnudo, de mi ropa solo sobrevivía mi bóxer de la suerte, antes de salir del baño volví a beber agua intentando mitigar aquel calor, pero todo era inútil. Regrese con mis amigos que seguían jugando a la Play, pero cuando Marcos me vio aparecer semidesnudo en el salón se quedó paralizado.

Sigue leyendo “Salex: La muerte te acecha (Parte IV)”

Salex: La muerte te acecha (Parte III)

Salex

Parte III

 
Había pasado una semana desde el último ataque de los llamados zoombies, aunque nadie sabía la verdadera causa de aquellos sucesos, la gente, y sobre todo los periódicos sensacionalistas habían denominado a aquellas personas como zoombies. Pero nada estaba claro, los especialistas estaban trabajando en ello e intentando averiguar qué era lo que provocaba el brote caníbal, a nosotros en la comisaria y después del ataque que había sufrido uno de nuestros compañeros, nos habían dado orden de disparar a matar si nuestra vida o la de algún inocente corría peligro. Se habían incrementado las patrullas de policía por las calles de la ciudad, se había establecido un toque de queda no estricto para prevenir ataques; cuando me refiero a no estricto, es que la gente no estaba obligada a cumplir el toque de queda, pero la mayoría lo cumplía.

Sigue leyendo “Salex: La muerte te acecha (Parte III)”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

2minox0's Blog

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

purificacionibeas

Autora literaria

fotoblogmovil

Fotografías realizadas con teléfonos móviles

Otra con ojos cafés

Escribir para desahuciar dulcemente lo vivido

ZALMAN5K

Agente de Cambio

.... FRAGMENTOS...

Un espacio de creación literario poética

Desde el otro lado de la montaña...

Aquí encontrarás anécdotas, experiencias, momentos de gozo, felicidad y también tristeza.