Cuando no estas junto a mi

Un suspiro.
Un sabor.
Un aroma.
Un sueño.
Todo son deseos.
Y todos ellos están en ti.
En tu boca.
En tus labios.
En tu piel.
En mi cabeza.
Porque contigo sueño,
Cada vez que no estas junto a mi.

Licencia de Creative Commons
Pensamientos desde el retrete by Luis Dueñas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Anuncios

Se cumplió I

 

Aquella mañana el sol resplandecía en el horizonte, tras varias semanas de lluvias, se agradecía el calor y la luz que aquel día estaba dispuesto a darnos. La noche fue abrupta de sueños terroríficos que me llevaron a una leve locura momentánea. Me dispuse a sentarme frente a mi ordenador y escribir un poco; pero antes tenía que organizar mis caóticas ideas. Me prepare un café bien cargado para centrarme.
Siempre es complicado empezar, encontrar la manera perfecta para atrapar al lector desde el principio. Llevaba poco escribiendo, pero de una cosa estaba seguro, cautivar con mis palabras para que cada segundo que alguien pasara frete a uno de mis libros no fuera tiempo perdido, sino que con ellos enriqueciera el saber y la fantasía.
Así comenzó este relato, que más tarde se le unieron muchos otros, y que finalmente no solo tenía la misión de atrapar al que lo leyera, sino que el mismo se convertiría en parte de la historia, como espectador en algunos casos, y como sufridor en otros tantos. Muchos nunca lo sabrían, y otros dudarían de lo que leían, pero todos formarían parte de la historia. Sigue leyendo “Se cumplió I”

Un día llegará la paz para los masacrados

 

Las batallas no hacen héroes, hacen bestias.

Era una mañana fría, en al que aquella espesa niebla no dejaba ver apenas. El susurro del viento gélido se arrastraba tranquilamente para calar en los huesos de los combatientes.
Llevábamos en aquellas trincheras tres días; el tiempo suficiente para conocer a mis compañeros de batalla. Con ellos lucharía codo con codo, de ellos dependía mi vida, y ellos me entregarían la suya.
Un joven de no más de quince nos contaba que había soñado con que todo aquello se terminaba, y regresaba a su casa sano y salvo. Pero ahora su realidad era otra, vivía en aquella trinchera con otros como él, con el mismo deseo, con las mismas esperanzas, y casi, con los mismos sueños. Sigue leyendo “Un día llegará la paz para los masacrados”

Parte 2 – La luz

 

2

Un día más en mi celda de la que no puedo escapar. Ya no sabía ni siquiera si era de día o de noche, no sabía si era sábado o miércoles. Lo que si sabía, es que ella vendría como todos los días a verme, a hacerme sufrir, a desesperarme. Suspire y me prepare para su visita.
El frió comenzó a hacerse más intenso, la humedad se fue metiendo por los poros de mi piel como si de papel absorbente se tratara. Cerré los ojos, y la vi con su sonrisa, sus aires de grandeza, su mirada intimidatoria y cuando comenzó a reír, su carcajada macabra. Pero por una extraña razón que ni yo mismo alcanzo a descubrir; esta vez no tuve miedo.
Ella lo noto y de su rostro desapareció aquella sonrisa. Note un estallido de calor en mi pecho, y cuando más seguro creía estar ella me agarro fuerte del brazo. Tiro de mí con todas sus fuerzas, llevándome hacia la luz; aquella misma luz con la que me engaño. Pero me resistí como pude, con mis últimas fuerzas que me quedaban.
Forcejeamos, me arrastro, la empuje para que me soltara; pero su fuerza era descomunal. De pronto nos detuvimos. Un ruido, más bien una voz en la lejanía nos hizo para a escuchar. Aquella voz me era familiar y ella lo noto. Sus ojos se inyectaron en sangre, sus uñas se clavaron en mi piel, su voz; que era la primera vez que la oía, me llamo por mi nombre. Me susurro miles de cosas buenas para engatusarme, pero yo seguía escuchando aquella otra voz en la lejanía, y aunque no podía identificarla, sabía que aquella si era buena. Sigue leyendo “Parte 2 – La luz”

Parte 1 – La oscuridad

 

1

Suspire amargamente. Miré a la oscuridad y vi en ella reflejado mis propios miedos. El suelo frió y húmedo me calaba los huesos, notaba como avanzaba por mí cuerpo. Grite, pero mi grito ya ahogado no lo escuche ni yo mismo. Pensé en cuanto tiempo llevaba así y volví a suspirar. Comencé a recordar todo lo malo que hice, mis mayores crímenes, y mis temores. El escalofrió me devolvió a mi nueva realidad. Arrastre mi cuerpo en la oscuridad buscando un lugar más cálido donde poder descansar. Mi mente confusa ya no recordaba quien era o había sido, solo luchaba por no volverse loca. En más de una ocasión la escuche hablarme, y como reía de mí. De mi cobardía, de mi actual situación, de todo lo que había sido y de lo que nunca seria. Mis dedos ya sin tacto notaron como algo les rozaba, me detuve en mi avance y puse atención a mis otros sentidos, y aunque la oscuridad ya era parte de mi día a día, cerré los ojos. Algo mordisqueo mis dedos en la oscuridad. Rápidamente sacudí la mano para que fuera lo que fuese aquello se alejara de mí.

Sigue leyendo “Parte 1 – La oscuridad”

Él-VI

 

VI

Apenas podía creer lo que veían mis ojos. ¿Quizá todo había sido un sueño? Nada había sido real, mis esperanzas de volver a casa y de estar viviendo una aventura se habían esfumado en un instante.
Dejé caer mi cabeza hacia atrás y vi en el techo de aquella habitación unas estrellas pintadas. Frente a mí tenía un enorme ventanal. Desde él podía ver el mar, un mar de color de plata en el cual la luna se reflejaba. A lo lejos un barco se mecía en las aguas tranquilas. Giré la cabeza y un vaso con una pajita se enfrentó a mí; bebí un poco de agua y seguí descifrando aquella situación. A la izquierda un monitor del cual salía otra pajita; pero esta vez aquella era de metal.

Sigue leyendo “Él-VI”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

2minox0's Blog

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

purificacionibeas

Autora literaria

fotoblogmovil

Fotografías realizadas con teléfonos móviles

Otra con ojos cafés

Escribir para desahuciar dulcemente lo vivido

ZALMAN5K

Agente de Cambio

El Baúl de Antonieta

En el momento en que no encontré dónde refugiarme, como por arte de magia, aparecieron las letras, llegando a salvarme.

.... FRAGMENTOS...

Un espacio de creación literario poética

El nuevo idioma

Acogedor de nuevas experiencias. Basta sin intuiciones experimentar el mundo.